CARTA DE UNA PERSONA CON FIBROMIALGIA A SU FAMILIA

Este es el mensaje que toda persona con fibromialgia quisiera decirle a su familia,

pero aveces no se siente capaz de hacerlo.

Quiero decirte algo…

Sé que convivir con esta enfermedad ha sido tan difícil para tí, como para mi.

Por cuenta de ella ha cambiado mucho mi forma de ser y de actuar y,

soy consciente que esto ha trastornado nuestras vidas.

Tú sabes lo mucho que me “costó” llegar a este diagnóstico.

Fueron muchos días, meses y años, pasando de médico en médico, de diagnóstico en diagnóstico.

Invadida por el dolor y tratando de convencerlos a todos de que mi dolor era real.

Ya no recuerdo cuantas veces me dijeron que todo era producto de mi imaginación.

La verdad después de tanto tiempo, en ocasiones yo misma llegué a pensarlo.

Sin embargo, no lograba entender como algo que me “inventaba” podía ser tan real, tan doloroso.

Hasta que finalmente alguien le puso nombre a mi padecimiento: Fibromialgia.

Sabes?

Ponerle nombre a mi dolorosa compañera de viaje, me produjo muchas sensaciones simultáneas

Felicidad por saber que es real y comprobar que no es producto de una mente nublada

Tristeza por descubrir que se trata de una enfermedad incurable y de muy difícil manejo

Desasosiego por la incertidumbre del camino que me queda por recorrer y que me anticipan será difícil y doloroso

Pero cuando pensé que todo sería más fácil, me doy cuenta de que no lo és.

La gente sigue señalándome, descalificándome y juzgándome.

El dolor se volvió mi acompañante y me impide disfrutar cada vez más actividades.

Siento que a la gente le molesta mi malestar y mi indisposición, pero créanme yo tampoco lo disfruto.

Quisiera que todos entendieran, que yo más que nadie, quiero que todo esto desaparezca de mi vida.

Quisiera un día levantarme en la mañana y sentirme descansada y enérgica como antes.

Quisiera poder volver a jugar con la misma agilidad que lo hacía.

Quisiera que el dolor no borrara mi sonrisa nunca más.

Pero la realidad es, que la fibromialgia hará parte de mi vida y de nuestra familia para siempre.

Nunca desaparecerá haga lo que haga yo, los médicos o tú.

Podré lograr períodos con poca o ninguna sintomatología, pero siempre estará presente.

Situaciones físicas o emocionalmente intensas me empeorarán.

Sé que me amas.

Y créeme, tu amor y tu apoyo son fundamentales para sobrellevar mi día a día.

Esto es demasiado fuerte para lidiarlo sola pero juntos daremos la batalla.

A tu lado me siento fuerte para “gritarle” al mundo:

SOBRE LA FIBROMIALGIA QUIERO DECIRTE ….

No es una cuestión de falta de voluntad, no se trata de poner de mi parte.

No es pereza ni flojera, hay momentos en que me incapacita y es muy limitante.

De verdad hago mi mejor esfuerzo de vivir una vida activa y normal.

Cuando estoy feliz el dolor se hace llevadero.

No tengo la misma fortaleza física de antes, ahora todo me cuesta más.

No es una manera de manipular ni de hacerme la víctima.

La mayor parte del tiempo evito quejarme o decir que tengo dolor.

No deseo sentir dolor ni ser vista como enferma.

Como sé que amas a tu familiar con fibromialgia, te dejó por acá el link de un artículo que no puedes dejar de leer!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *